• 911 336 928
8 marzo, 2019 customertop

Influencia del ambiente laboral en la rotación del personal

El término ventas se encuentra totalmente influenciado por el rendimiento de los trabajadores de una empresa. Un hecho que ha quedado reflejado en las bases de datos relacionadas con la empresa. Con acuerdo a este objetivo (conseguir ventas), se conoce con el nombre de recursos humanos al departamento que desempeña las funciones de organización, coordinación y administración de personal eficiente para el correcto desarrollo de la actividad empresarial.

Cuando se hace referencia a términos como ventas y recursos humanos es imposible no destacar o mencionar otro término: el clima laboral.

Clima laboral: visitas comerciales

El clima laboral es una cualidad o propiedad que existe en los espacios laborales. De hecho, diferentes autores han descrito este término como una cualidad que se experimenta por las personas que pertenecen a la organización laboral e influye directamente en el comportamiento de las mismas.

Otro concepto es el desempeño laboral que se define como el nivel de ejecución que alcanza un trabajador en su puesto de trabajo.

En la actualidad, las empresas pueden llegar a pedir a sus integrantes calma y aguante ante la situación de crisis que aún hoy en día persiste. Pero es imprescindible que las empresas tomen conciencia de lo que realmente es un buen clima laboral y cómo se consigue. Esto pasará por cuidar el bienestar de sus recursos humanos que sin duda son el activo más valioso que poseen.

Cabe destacar que en ocasiones el ambiente laboral tenso es captado por visitas comerciales. Esto puede influir negativamente en el nivel de ventas de la empresa. Por este motivo cuánto antes se tomen medidas mejor.

Factores que influyen en el ambiente o clima laboral

Los factores capaces de influir el clima laboral se encuentran en la conducta de los empleados. Además, se encuentran en dependencia sus relaciones y su desempeño laboral dentro de la empresa. Por todos estos motivos, es imprescindible mantener un equilibrio laboral entre empleados y empresa. Así se garantizará un buen equipo capaz de alcanzar los objetivos necesarios para el funcionamiento laboral positivo. Pero ¿cuáles son esos factores?

– Falta de Comunicación entre la empresa y los empleados.

Esta falta de comunicación vertical y horizontal consiste en la falta de información hacia los empleados sobre los cambios o modificaciones que tienen lugar en la empresa. El conocimiento de la situación de la empresa por parte de los empleados es sinónimo de confianza entre altos cargos y trabajadores. Gracias a esta confianza se conseguirá un ambiente de trabajo excelente.

– Falta de reconocimiento del trabajo por parte de la empresa.

En numerosas ocasiones solo se hace referencia a las acciones erróneas de los empleados. Este hecho deja atrás la falta de reconocimiento cuando se realiza un trabajo de calidad. Reconociendo y premiando la actividad positiva de los empleados se consigue un aumento de la motivación. Además, el empleado se sentirá cómodo y realizará su actividad laboral con ganas contribuyendo a un clima o ambiente laboral positivo.

En definitiva, reconocer el trabajo de los empleados influirá directamente en la productividad de los mismos.



– Características del lugar de trabajo.

Aunque es un aspecto que se pasa por alto, contar con características medioambientales negativas crea un clima laboral insano. La iluminación, mala distribución y peor ubicación de los trabajadores hace que las personas no se sientan a gusto en sus puestos de trabajo. Este hecho repercutirá negativamente en la consecución de los objetivos laborales así cómo en la calidad de las funciones que desarrollan.



– Estilo de Liderazgo.

Existen diferentes tipos de liderazgo dentro del entorno laboral y como se puede entender cada uno poseerá unos beneficios y desventajas. El estilo de liderazgo se verá influenciado por los objetivos de la empresa así cómo de sus trabajadores.

Dada la importancia de este concepto es necesario entender los tipos de liderazgo que se pueden encontrar en la actualidad.

1. Liderazgo laissez-faire:

Se trata de un liderazgo delegativo que mejora la creatividad de la empresa, pero no es recomendable cuando los empleados carecen de esta característica.

2. Liderazgo autocrático:

Este tipo de liderazgo no contribuye a la colaboración de los empleados ya que únicamente será el supervisor el que tome las decisiones. Si el objetivo es lograr un buen ambiente laboral es posible que este tipo de liderazgo no sea el adecuado.

3. Liderazgo democrático:

Se trata de un estilo participativo que crea entusiasmo entre los trabajadores.

4. Liderazgo transaccional:

Se basa en intercambios entre líderes y seguidores. Estos últimos obtienen premios gracias al desempeño laboral.

5. Liderazgo transformacional:

En este estilo de liderazgo se emplea un alto nivel de comunicación con el objetivo de conseguir la finalidad impuesta por la empresa. Además, se busca transmitir los mismos valores a los empleados.

En definitiva, el ambiente laboral influye directamente en la productividad de la empresa (ventas). Se relacionarán los comportamientos de los empleados y su forma de trabajar para obtener las conclusiones necesarias para mejorar el ámbito laboral y las relaciones internas.