• 911 336 928
19 julio, 2017 customertop

Cómo hacer una buena presentación para el cliente

Las presentaciones a cliente son el resultado de un gran trabajo previo y es el momento de que todo ese trabajo se traduzca en un beneficio, una venta, el cierre de un proyecto…
Por eso es importante tener una buena presentación y trabajarla también a nivel personal o de equipo para el momento de la reunión.


Aspectos que hay que plantearse antes de la presentación. 

Antes de lanzarte a realizar una presentación hay que pararse a pensar y responder a una serie de preguntas:
1.     ¿Cuál es el objetivo de esta presentación?
Este punto es importante para empezar a trabajar la reunión. Dependerá mucho si el objetivo es vender un producto o servicio, en las que debe ir información concreta, o si es una reunión de presentación de empresa donde tenemos que mostrar hitos relevantes. En ambas es importante un buen diseño, extensión breve y dinamismo.

Lo importante es transmitir profesionalidad, credibilidad y confianza.
2.    ¿Quién va a ser nuestro público?
Si es posible, deberemos conocer o saber quiénes van a estar presentes en la reunión. Es importante para poder adaptar la presentación, el lenguaje y la información.
En función del perfil del público sabremos si tenemos que ser más analíticos, creativos o tendremos que equilibrar la presentación para captar la atención de todos ellos.
3.    ¿Qué tipo de presentación hay que hacer y cuál es el enfoque?
Una vez conozcamos los detalles de los dos puntos anteriores tendremos una idea mucho más elaborada del tipo de presentación de debemos hacer. Mejor una presentación en power point, debemos apoyarnos en diseños adicionales, llevar prueba de producto, representar una experiencia…

¿Qué debe incluir una buena presentación?

1.     Información: hay que unificar toda la información relevante que contar en función de nuestro objetivo.
2.     Estructura: es necesario ordenar la información para poder destacar lo más importante con una secuencia lógica y con momentos de llamada de atención.
3.    Seguir la máxima, menos es más: si usamos diapositivas no podemos llenarlas de textos e imágenes sin sentido, no debemos usar tipografías pequeñas ni grandes en exceso. Simplificar y optimizar es la clave.
4.  Diseño: esos puntos de atención pueden definirse con imágenes, vídeos, infografías o creatividades que resuman la información. Pero lo más importante del diseño es transmitir una imagen de empresa profesional, la identidad y la imagen del cliente.
5.    Ritmo y tiempo: en las presentaciones hay que intentar ser breves y enfocarse en las ideas esenciales. También hay que dar ritmo a la presentación para mantener activa la atención de los clientes.

Cómo captar la atención de tu público.

Una vez tengamos una presentación o documento para apoyar nuestra reunión, con las ideas principales hay que trabajar también la puesta en escena:
1.    Una buena presencia. Ten en cuenta tu imagen porque es la imagen de tu empresa y también la imagen de tu cliente.
2.    Modula tu voz e intenta conectar con tu audiencia. Pon ejemplos, introduce preguntas.
3.    Si tienes opción, presenta tu empresa o servicio a través de una historia.
4.    Introduce experiencias, bien con prueba de producto o servicio, pero sin excederse.
5.    No leas la presentación e intenta mantener control visual con tu público.
Seguro que con estos consejos y tu esfuerzo tus presentaciones serán un éxito. Además puedes apoyarte en muchas aplicaciones, herramientas y programas que harán que tus presentaciones sean más profesionales y atractivas.